QUEMARSE A LO BONZO

futuro

     Decidió que no escribiría nada sobre “el asunto”. No de momento. Después de casi dos meses bloqueada intentando  explicarse lo sucedido sin llegar a entenderlo, ha descubierto que no quiere hablar de “eso”. De momento.

     ¿Para qué?. Lo peor de la experiencia ha sido precisamente esa sensación de indefensión, de que en realidad a nadie le importaban realmente los argumentos, las razones. A nadie. Podías estar cargado de razón pero “los mecanismos”, “el procedimiento”, “las normas” o los intereses de algunos, hacían que lo que se defiende públicamente, es decir, una dirección de centros profesional, basada en un proyecto de dirección y con rendición de cuentas también “profesional” no fuese más que otro papel mojado.

     Los argumentos, ay, tan sólidos y tan escurridizos, escapando como agua entre las manos. Otra vez clamando al cielo. ¿O era en el desierto?

     Además, todo lo que se le ocurría decir ya estaba mejor dicho en otro sitio. Ríos de tinta cabalgando por las redes. O el magnífico “Todo lo que era sólido” de Muñoz Molina .

     No escribirá nada, no por ahora, no mientras no pueda escribirlo en primera persona sin que la rabia la sacuda por dentro y la llene de amargura. Y no puede porque  no consigue salir de su estupor. A nuestro cerebro le cuesta considerar que es verdadero algo que no comprende.

     Para cuando pueda escribirlo, sin embargo, quiere tener la lista de las cosas que ha perdido por el camino. Así que escribe. Escribe y borra. Y vuelve a escribir y se autocensura. Borra otra vez. Empieza de nuevo:

1. Certidumbres

2. Capacidad para ver el lado bueno de las personas.

3. Creer  que lo justo siempre es posible…  

4. Confianza en la capacidad de las direcciones de los centros educativos para cambiar y transformar la realidad.

     Y entonces le viene a la memoria que alguien le dijo que la pone como ejemplo de lo que no se debe hacer: confiar en la gente. Ah, pero ella quiere confiar en la gente, confiar no es malo, no es ella quien debería ser ejemplo de lo que no se debe hacer. Lo que no se debe hacer es abusar de la confianza, utilizarla en beneficio propio, pasarse por el forro los valores que se predican, decir una cosa y hacer otra, que la mano derecha no sepa lo que hace la izquierda, actuar mal y solucionarlo confesándose….!!!!!!!!!!!!!!   Se enciende.

     Finalmente apaga el ordenador y lo cierra de un portazo. “¡Qué ejercicio más estéril!”, piensa, “no nos va a quedar más salida que quemarnos a lo bonzo en la puerta de alguna administración educativa”.

Fin de la historia.

Y a otra cosa, mariposa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en dirección de centros, valores en educación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a QUEMARSE A LO BONZO

  1. Maite dijo:

    Nunca he sentido que nos estuviéramos quemando a lo Bonzo.
    Y siempre he pensado que:
    – “No hay mal que por bien no venga”.
    – Que de todo se aprende.
    – Que estaba rodeada (en los dos equipos directivos de los que he formado parte) por las personas que tenían que estar.
    – Que no hay marcha atrás y siempre hay que mirar hacia delante…

    ¿Y sabes Carmen? No quiero dar marcha atrás, porque gracias a este desafortunado desenlace voy a dedicarme a lo que me gusta de verdad: dar clase, compartir proyectos en materia educativa, trabajar codo a codo por el alumnado con compañeros y compañeras que me han demostrado que quieren trabajar…
    Y dentro de mi clase mando yo, y sé que como los que van a dirigir el centro lo único que quieren es escaquearse, me van a dejar el camino libre.

    Mi foto no es casual, es mi propósito de ahora en adelante, quiero seguir ilusionándome como si fuera la primera vez que doy clase.
    Gracias por seguir estando ahí y seguir dándome razones por las que ilusionarme.

    Muchos besicos….

    • carmenlh24 dijo:

      Lo de “quemarse a lo bonzo” es metáfora de la impotencia. Hemos hecho todo lo que había que hacer y lo hemos hecho bien, pero no ha servido para nada. ¿Qué nos queda entonces? ¿Acaso tiene alguien que quemarse a lo bonzo para que se escuchen las razones y no los intereses? Los que toman las decisiones deberían tenerlo en cuenta.

      Cuando terminé de escribir el post pensé que debería haber hecho también alusión a las cosas que he ganado que también las hay y muchas, pero no encajaba en el tono de rabieta que quería darle. Lo que he ganado lo dejo para el próximo.

      Yo no estoy quemada, aunque sí que he perdido cosas importantes en el camino y eso me da rabia, es lo que más me cuesta perdonar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s